Enter your keyword

Compostaje hecho en casa, Una entretenida y real opción de fertilización

Compostaje hecho en casa, Una entretenida y real opción de fertilización

La elaboración de compost es un ejemplo de cómo podemos reutilizar los residuos orgánicos desechados en casa, que pueden ser reutilizados como fertilizantes para dar vida y cuidar nuestros cultivos domésticos.

 Cada día aumenta más el número de personas que se inclinan por el tema orgánico al momento de pensar en métodos de cuidado del medio ambiente, especialmente lo que tiene que ver con sus jardines. Para ello, hoy se está masificando la opción de que en casa se prepare el fertilizante que no sólo brindará protección a sus sembrados, sino que además sea libre de todo producto químico que pueda dañar el medio ambiente. Esa alternativa doméstica y cada vez más popular en todo el mundo y que a Chile ha llegado para quedarse, tiene un nombre que ha calado como un sello a fuego en nuestra sociedad. Es el llamado “compost”.

Esta preocupación por realizar acciones ecológicas cada vez más autogeneradas, ha llevado a  diversas organizaciones ecologistas preocupadas por el impacto ambiental y social de las decisiones y hábitos cotidianos que las personas toman diariamente, a promover activamente esta alternativa de fertilización del suelo hecha en casa, que aprovecha los desechos orgánicos propios del hogar para lograr una opción inteligente y sana para ayudar a crecer nuestros proyectos agrícolas caseros.

¿Pero qué es exactamente el compost?

El compostaje es un proceso controlado de descomposición de la materia orgánica con el que obtenemos un producto con excelentes propiedades como fertilizante y regenerador de suelos: el compost. Este proceso se realiza principalmente con los residuos vegetales de la cocina y del jardín, los cuales aportarán nutrientes y mejorarán la estructura del suelo. El compost convierte los desperdicios del hogar en fertilizante y materia orgánica valiosa para los suelos

En el compostaje intervienen millones de microorganismos, hongos y numerosos invertebrados que descomponen los residuos orgánicos convirtiéndolos en humus. Estos organismos viven en presencia de aire (organismos aerobios), por lo que en el compostaje no hay putrefacción y, por tanto, tampoco malos olores.

Ventajas del compost

A través del compostaje doméstico conseguimos una reducción en origen de los residuos urbanos, minimizando los problemas ambientales ocasionados por el transporte de los mismos y por su tratamiento en vertederos (contaminación de aire y suelos, malos olores, ocupación del territorio.

Las ventajas de hacer compost de forma doméstica son muchas. Por un lado mejora la estructura de los suelos, haciéndolos más fácilmente trabajables, mejorando su capacidad de retención de agua, su ventilación y previniendo los efectos de las heladas. Además, aumentamos la cantidad de materia orgánica del suelo y la disponibilidad de nutrientes asimilables para las plantas. Por otro lado conseguimos un producto de alta calidad, sin sustancias contaminantes, con lo que estamos mejorando la salud de nuestro jardín.

Elaboración del Compost

Para lograr un buen compost, necesitamos los siguientes materiales:

– Residuos orgánicos
– Tierra orgánica (tierra común)
– Dos contenedores a los cuales llamaremos composteros.
– Aserrín que impide la liberación de malos olores y absorbe el exceso de humedad.
– Cernidor para separar el producto ya biodegradado (que será la compost), de la materia orgánica todavía en proceso.
– Varilla para revolver la materia orgánica.

Primer paso: Se coloca en el fondo del compostero una capa de aserrín. Este impide la liberación de malos olores, la procreación de insectos y absorbe el exceso de humedad.

Segundo paso: (A) Se coloca una segunda capa con los desechos alimenticios, (B) si éstos están muy secos agregar un poco de agua para mantener la humedad. Las siguientes capas se intercalan siempre con una de serrín. Antes de depositar la siguiente capa de desechos alimenticios, es recomendable revolver y humedecer las anteriores y (C) siempre se rematará con una capa de serrín seco.

Tercer paso: Aunque no haya desechos alimenticios que agregar, debe airearse cada tercer día, para permitir la liberación de gases, producto de la descomposición y para proporcionar oxígeno al sistema. Se airea, vaciando el contenido al otro contenedor, revolviendo con la varilla y se rocía con poco agua, sólo para mantener la humedad. Si se presenta mal olor, agregar más serrín. Cuando esté casi lleno, se termina con una última capa de serrín y se empieza a llenar otro compostero. Cada tres días, se destapa para revolver el contenido.

Composteros industriales

Esta forma de cuidado doméstico de nuestro suelo, se ha vuelto tan popular, que incluso la industria se ha sumado a ella de una manera muy alienada con los principios básicos de autocuidado. Por ello, pensando en la personas que tienen poca habilidad manual, pero no quieren quedarse sin vivir la experiencia de hacer compost en su casa, en nuestro país ya se comercializan desde hace algún tiempo, una variedad de composteras fabricadas en plástico reciclado ideales para ser ubicadas en jardines o patios de la casa, ocupando poco espacio gracias a su tamaño compacto y fácil de trasladar. Fáciles de armar el mayor beneficio de la compostera industrial es que tiene un diseño muy práctico, con una puerta que permite el fácil acceso a su contenido y con una disposición a prueba de vientos, manteniendo seguro y protegido el contenido en todo momento.

Es un aporte más de ECOMAULE, Desarrollo sustentable nuestro compromiso.

Comparte este proyecto