Enter your keyword

De la calle pasaron a ser emprendedores y salir de la Pobreza

De la calle pasaron a ser emprendedores y salir de la Pobreza

Grupo de indigentes ariqueños, asesorados por la Universidad Santo Tomás regional, salieron de las calles para dar vida a un emprendimiento ecológico con el cual dieron muestras claras de que se puede salir de la miseria humana a punta de esfuerzo, sueños y  cooperación mutua.

Vivir en condición de calle, sin la seguridad que brinda un techo, una familia o un ingreso fijo mensual,  no significa estar fuera de la sociedad ni preocuparse de cuidar el medioambiente. Craso error. Así lo demostraron hace poco en Arica once personas calificadas hasta hace poco como “indigentes” quienes a instancias de literalmente considerar la calle como “su casa”, decidieron organizarse y darse una oportunidad para crecer como personas capaces, con metas y sueños concretos, los cuales además eficientemente guiados, les permiten hoy velar por la limpieza del medioambiente en el cual se mueven.

Acogidos bajo el alero de un proyecto FONDO IDEA del FOSIS, este grupo de entusiastas homeless, decidió dar vida a una fábrica de bolsas de transporte y basura ecológicas, fabricadas por ellos mismos, lo cual solucionaba un constante problema local, ya que las que existían hasta ese momento eran todas traídas desde Santiago o el exterior, lo cual encarecía notablemente los deseos de quienes han optado por cuidar el medioambiente local. Acogidos por la Universidad Santo Tomás, en sus aulas los once emprendedores ariqueños aprendieron lecciones de ecología, reciclamiento, administración, técnicas de fabricación, uso de maquinarias y un sinfín de otras herramientas que les permitieron postular a un subsidio del FOSIS que finalmente creyó en sus talentos y les otorgó una suma de $ 25 millones para comenzar su empresa de reciclaje y así salir de la pobreza e indiferencia social en la que hasta ese minuto vivían.

“Una segunda oportunidad en la vida”

“En un comienzo partimos con veinte personas, todas en situación de calle, las cuales en su gran mayoría vieron en este proyecto y su puesta a cabo no sólo una forma de ingresos seguro, sino un verdadero sentido de vida, mismo que muchos creían haber perdido desde que se sumaron a las filas de indigentes o de personas sin la capacidad de soñar o creer en un futuro”, sostiene Dora Méndez, coordinadora de la UST ariqueño, quién está a cargo del programa. “Si bien algunos no pudieron o no quisieron seguir con nosotros, los que se quedaron vieron no sólo cambiar sus vidas, sino que además se hicieron cargo de ellas, bajo la forma de administración integral de este proyecto”, dice la funcionaria universitaria. “Tal vez el mayor éxito de este trabajo mancomunado entre este grupo de indigentes y nosotros, ha sido creer y dar sentido al hecho que todos tenemos una segunda oportunidad en la vida”, señala Dora Méndez.

Hoy, constituidos como un grupo humano de trabajo permanente,  las once personas que decidieron continuar en este proyecto, se han hecho cargo de esta iniciativa de la manera más alegre y entusiasta posible, ya que entienden que bajo el no sólo cuidan el medioambiente de su ciudad, sino además brindan una exitosa alternativa a quienes buscan bolsas desechables recicladas en Arica, sino además han tomado la rienda de sus propias vidas, en un emprendimiento que ha combinado esfuerzo, sueños y tesón en búsqueda de la autovalencia y la dignidad como seres humanos.

Fuente: www.soychile.cl

Es un aporte más de ECOMAULE. Desarrollo Sustentable, nuestro compromiso.

Comparte este proyecto