Enter your keyword

La amenaza del niño no se detiene

La amenaza del niño no se detiene

Fenómeno climático que ha sacudido a gran parte de Sudamérica, continuará vigente con más agresividad en los últimos meses del 2015 y es muy probable que se pronuncie en forma muy extrema en el 2016.

 Si bien queda menos de un mes para que se termine el 2015, este fin no amilana un fenómeno meteorológico que ha caracterizado este año y que se prevee continurá vigente el que viene…»El Niño».  Tal como un infante mal criado que no conoce límites para sus rabietras, este fen+omeno natural seguirá intensificándose de forma constante durante lo que resta de este 2015 y sus efectos podrán continuar hasta bien entrado el 2016 próximo, por lo que todo indica que los países deben extremar sus precauciones para minimizar las pérdidas humanas y económicas. Según las predicciones de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), el fenómeno de este año ya es el más fuerte de los últimos tres lustros y está en camino de convertirse en uno de los más potentes de los últimos 65 años.

La última vez que hubo un episodio intenso de «El Niño» fue en los años 1997-1998 y se estima que provocó más de 20.000 muertes y pérdidas por valor de 34.000 millones de dólares, cifras que ya en ese tiempo eran consideradas casi como una debacle climática y uno de los peores desastres naturales de la humanidad. “Pero desde entonces hemos avanzado mucho en el conocimiento del fenómeno, cómo actúa, dónde… por lo que podemos predecirlo y alertar a los países para que se preparen”, sostiene Michel Jarraud, director general de la Organización Mundial del Medioambiente (OMM).

Condiciones meterológicas más que complicadas

A comienzos de octubre, del actual año, la OMM hizo público un boletín de prensa donde informaba sobre la exacerbación de las condiciones actuales meteorológicas provocadas por «El Niño», que harían de los últimos tres meses del 2015, un cuadro climatológico complicado para muchas regiones en el mundo bañadas por el Pacífico.

Para entender mejor este fenómeno de la Naturaleza, habría que decir que «El Niño» es un fenómeno natural resultado de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial. Este fenómeno climático genera una corriente de agua cálida en  el océano Pacífico, que provoca un incremento de la temperatura del mar en la costa, originando lluvias torrenciales en las zonas cercanas al litoral.

Habitualmente los episodios de El Niño se intensifican a finales de año y alcanzan su fase máxima entre octubre y enero del ejercicio siguiente, aunque es frecuente que persistan hasta bien entrado el primer trimestre antes de empezar a debilitarse.

El pasado mes de agosto, las temperaturas de la superficie del mar ya estuvieron entre 1,3 y 2 grados centígrados por encima de la media, superando en un grado los umbrales habituales de «El Niño».

Resguardos que hay que tomar

Según los estudios de la OMM todo indica que, en lo que queda de año, la temperatura de la superficie del agua en las zonas central y oriental del Pacífico tropical superará la temperatura normal en 2ºC, por lo que el presente episodio de «El Niño» se situará entre los tres ciclos más fuertes registrados desde 1950 (1972/1973; 1982/1983 y 1997/199).

“No podemos decir ahora si será uno de los tres más fuertes, el segundo más fuerte o el más fuerte de todos los registrados. Sólo sabemos que que ya ahora es muy intenso y que se incrementará aún más en los próximos meses”, explicó Jarraud.
El fenómeno meteorológico de El Niño seguirá intensificándose de forma constante durante todo lo que queda del 2015 y sus efectos podrán continuar hasta bien entrado el año próximo, por lo que los países deben extremar sus precauciones para minimizar las pérdidas humanas y económicas», explicó Jarraud.

En los últimos 18 años, el calentamiento global ha provocado el aumento de la temperatura oceánica en todo el mundo, la pérdida de hielo marino en el Ártico y la merma de más de un millón de kilómetros cuadrados de nieve en el hemisferio norte.

“Nos faltan elementos científicos para conocer exactamente la relación entre el cambio climático y El Niño. No sabemos si las consecuencias del calentamiento global ejercen una influencia en El Niño o no, pero es muy importante que esta eventual relación se estudie en profundidad», aclaró el vocero de la OMM.

Es un aporte más de ECOMAULE.  Desarrollo sustentable, nuestro compromiso¡¡¡

Comparte este proyecto